lunes, febrero 28, 2011

¿Qué monotonía?, ¿qué esperanza?

Y bien, otra vez aquí frente a las mismas preguntas.

¿Qué monotonía?, ¿qué esperanza?

Probablemente yo, obsesionado por no perder ni la cordura ni la memoria, he trazado un camino hacia mi pasado y he sentado a mis personajes incomprensibles o incomprendidos, ─son unos personajes muy diferentes, pero cada uno representa un aspecto eterno de mi alma─ en su habitual estado de somnolencia, a preguntarse:

¿Qué monotonía?, ¿qué esperanza?

La monotonía de la nieve y de no saber qué ocurre.

La perfecta esperanza de que llegue Godot, de no tener hambre, algún día…

Recordé:





» Leer Más

La nieve cubría el sendero, y una enredadera de hiedra cubría la pared exterior de la iglesia. Supongo que la ebriedad y mi desarrollado sentido del descuido, dadas las circunstancias, cubrían todo lo demás.

─Estás pisando las tumbas, Carlos.
─Es que voy a la deriva… Pensé que esto era solo un sendero y que el cementerio comenzaba un poco más adelante, al dar la vuelta a esta pared.
─Pues… antes era así, pero ahora hay más gente aquí arriba que en el pueblo. También se han marchado los cangrejos del río. Te acuerdas del río, ¿no?
Levanté la cabeza buscando el norte y, con aparente solvencia, señalé hacia donde creía que estaba el Hormazuela; luego, volví a mirar mis pies:
─ ¿Estoy parado sobre la tumba de nuestro abuelo?
─No. La suya es aquella de allí, donde está el perejil. Siempre crece perejil sobre su tumba. Parece mentira, pero la muerte lo ha hecho más humano, todavía…
─Quizás siga obsesionado en no pasar hambre.
─Quizás, quién sabe…, de todos modos, en este pueblo o en Samarcanda hay personas que van así, errantes, de obsesión en obsesión.
A mi prima le tembló apenas la voz, pero me pareció que la causa era incierta. La siguiente frase, incluso, la dijo con un poco de cinismo.
─Hay una mujer que recoge el perejil cuando está crecido, luego lo vende en la ciudad. En este pueblo nadie lo compraría; al menos, es lo que dicen. Yo creo que el perejil es una señal.
─ ¿Una señal de obsesión o de esperanza?
─ De ambas. Puesto junto a otros ramitos de perejil no se ve diferente, así que, ¿qué harías tú, Carlos?, ¿usarías ese perejil? Yo me lo pregunto a menudo.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Qué monotonía?
La monotonía de aceptar la impotencia para cambiar el rumbo dia tras dia y si viene bien , de echarle la culpa de ello a personas o circunstancias del pasado De buscar una excusa para todo en lugar de dar un significado al todo
¿ Qué esperanza?
La esperanza …de encontrar un nuevo rumbo cuando todo parece terminarse ; cuando la vida parece haber perdido significado y no queda nada por hacer . Cuando nos sentimos acorralados , es ahí cuando surge la esperanza de continuar hacia delante renovando esfuerzos .
Fíjese Flenning que a las puertas del infierno , el Dante decía que había una leyenda que rezaba lo siguiente : “"abandonad toda esperanza, vosotros los que entráis" . Con una sentencia como ésta , imagínese lo terrible y desolador que es perder la esperanza .
La esperanza es lo que nos inspira a recuperar el equilibrio después de cada tropezón o levantarnos después de la caída .
En cuanto al perejil , Carlos , úselo sin remordimientos . Su abuelo , seguramente al final del camino habra comprendido que vivir obsesionado le hizo perder años de vida . Quiza ese perejil que crece junto a su tumba , sea la señal que les deja a sus sucesores de vivir "en y con esperanzas ". Un beso y una vida llena de esperanzas :))

SOLO DE INTERES dijo...

Monotonia es habituarse a lo mismo, sin cambios en los dias. Y la esperanza es justo lo contrario, esperar que las situaciones mejoren, que el cambio nos beneficie. Un fuerte abrazo

Balovega dijo...

Hola de buenas noches...

Pasaba por estos lares y entre a saludarte y leerte, ha sido un placer descansar un ratito en tu bello rincón..

Saludos de bellos sueños

Anónimo dijo...

La Esperanza es es motorcito interna que nos impulsa cuando la monotonía amenaza con hacernos desistir de aquello que anhelamos.
Quién sino ella es la que nos dice que no bajemos los brazos, que nuestro deseo puede concretarse, que llegaremos a la meta, que es posible...
Ojalá que jamás nos quedemos sin ella o estaremos perdidos irremediablemente.
Y, como ya se ha transformado una costumbre entre las comentaristas del blog, le doy un fuerte y cálido abrazo!!

Algarrobo dijo...

la monotonía es el castigo de los que no tienen ambiciones y ganas de afrontar nuevos retos

Flenning dijo...

Anónimo 1: los últimos tres post están atravesados por el mismo eje: La posibilidad de cambio ante la monotonía y la Esperanza de que ese cambio sea positivo. Un cambio de paradigma. Yo no recordaba la frase de Dante. Pero rescato la Esperanza porque es una enemiga del Miedo y de la Obsesión.

Gracias por sus deseos y perejiles tiernos para usted también ;)

Flenning dijo...

Balo Vega: Pase, pase y pongas cómoda. Es bienvenida. Hace rato que la esperamos.

Saludos con ensalada de papas, perejil y huevo.

Flenning dijo...

Algarrobo: si, así es. La monotonía convierte la vida en esa “maldita cosa después de Otra…”

Flenning dijo...

Anónimo 2: eso de motor y meta es movilizador ;) A ver si ahora que tengo embrague nuevo me va mejor en la pista de la vida.

Otro abrazo para usted.

Flenning dijo...

Solo de interés: veo que cambió su clásico avatar de comedia y tragedia, sin embargo este nuevo icono tiene un significado muy parecido. Pienso como usted respecto de lo que dice, por eso quise salir de los dichos de Jayam para dejar mi propio testimonio. Otra fuerte abrazo para usted.

Balovega dijo...

Hola y bella noche..

Paso a leerte un rato y desearte un feliz fin de semana.. Me gusto tu entrada.. gracias por compartir..

Un abrazo

Anónimo dijo...

ay eso de embrague nuevo me gusta¡cambio de modelo¡?
o solo fue chapa y pintura:)

Anónimo dijo...

Por que siempre se reconozcan nuestros derechos, por que desaparezca la viloencia de género, por nuestra importancia para la vida !! Feliz día Internacional para todas las mujeres y en especial para las lectoras del blog!!