martes, diciembre 21, 2010

Origen, de Christopher Nolan

Me resulta tentador, especialmente ahora que estoy inmerso en el caos trófico que matiza las fiestas de fin de año, volver a visitar el tema de las ideas que siguen una trayectoria caótica. La búsqueda de la causa germinal de este estropicio no cesa.

Imagínese que, en un proceso asociativo, una idea cualquiera llamada α lo lleva a otra idea cualquiera llamada β y que esta, a su vez, lo lleva a la idea llamada γ y así, una tras otra, usted llega hasta la idea llamada ω. No me refiero a la idea ω como a una metáfora de la idea cúlmine, sino como a una idea arbitraria dentro del camino que propone el ocio creador.

Imagínese también que, después de estar algún tiempo de pie frente en esa vaga idea llamada ω, usted empieza a preguntarse: ¿Cómo llegué hasta aquí? o, si prefiere, alguna otra pregunta parecida que lo motive a desandar el camino asociativo que lo lleve de regreso hasta la idea original α.

El camino de regreso no es un ejercicio de memoria, sino un proceso disociativo más parecido a desandar la idea deshaciéndola, que al de recoger las migas de pan de Hansel y Gretel. Pese a todo, sea como sea, si en su mente hay un camino de ida y vuelta entre las ideas α y ω o, mejor aún, si en su mente hay un camino de ida y vuelta entre dos ideas cualesquiera, entonces, tal vez sea posible considerar que se puede partir desde una pálida idea llamada ζ para producir una brillante idea llamada φ.

¿Se imagina? En el camino de ida, usted aprendería, por ejemplo, que «… Si se sienta debajo de un manzano y ve caer una manzana tendrá la idea de la ley de gravedad». En el camino de regreso, usted desaprendería que «… si no piensa en las cuentas de la luz, entonces no tendrá insomnio».

Apenas uno empieza a jugar con las cadenas asociativas, aparecen hipótesis de conflicto que hacen que todo se parezca más a una experiencia surrealista que a una idea absurda, como el hecho de que una bella idea μ pueda dar lugar a una mala idea τ, o que las ideas de un camino estén en diferentes planos de conciencia. En el primer caso, deshacer la idea τ resultaría disuasivo, pues obligaría a deshacer la bella idea germinal. ¿Quién quiere deshacerse de una bella idea? En el segundo caso, en cambio, la dificultad en deshacer la idea τ está en comprender la procedencia de μ, pues ella podría estar en el plano onírico o en algún lugar remoto del subconsciente o del inconsciente. ¿Quién es capaz de entender los sueños estando en la realidad?



«… Una idea tiene el potencial de replicarse como un cáncer, en nuestras inquietas y soñadoras mentes […]»

Christopher Nolan

Si el camino de deconstrucción es posible, entonces cambiar una idea germinal podría tener algún provecho, pero ¿qué se necesita para poder desandar las ideas? Ya se ha dicho algo sobre el laberinto de la mente y sobre las estrategias para recorrer laberintos. Además de un laberinto y de una estrategia, también haría falta algo de neurociencia para poder entrar a los diversos planos de conciencia en los que se encuentran las diferentes ideas, y también haría falta, hacefaltaría, un poco de química para controlar la profundidad e intensidad de nuestros sueños… Eso parece suficiente. Resumiendo, para cambiar una idea germinal se necesita un caminante, un laberinto, una estrategia, un arquitecto del laberinto y un anestesista.



Una vez allí ¿qué idea germinal llamada α cambiaria usted? Una vez aquí, de regreso, al despertar, ya sin la vaga y poco decorosa idea llamada ω, ¿sería capaz de cantar junto a Édith Piaf algunos versos de non, je ne regrette rien…?



7 comentarios:

xurxo dijo...

Si tomamos las ideas como a seres vivos, como a microbios que mutan y evolucionan, renacen, se reproducen y mueren, las personas sólo seríamos y digo seríamos por que dudo de la memética, un receptáculo de estos microorganismos. Parece buena la peli, promete.

Un saludín.

Flenning dijo...

Xurxo: Gracias por el aporte. Supongo que podría plantearse un modelo teórico más adecuado para describir el mundo de las ideas pero, como decía por ahí arriba en el post, creo que en el modelo propuesto por Nolan existen varios conflictos. Uno de esos conflictos ─quizás el más importante aunque eludí mencionarlo porque en el se sustenta el argumentote la película─ es que no hay solo un camino asociativo para ir desde la idea Alfa hasta la idea Omega. Si hubiese solo un camino y se cambia la idea germinal Alfa, entornes la ideota Omega nunca aparecerá, pero si hubiese más de un camino y se cambia la idea Alfa, pues…. ¿Quien puede decir algo sobre el destino de la baga idea Omega?

Yo creo que Nolan es consciente de este fallo conceptual, pero lo elimina al fijarlo por repetición. Convence al espectador sobre la veracidad de su modelo repitiendolo una y otra vez: “… Una idea simple […]”. También creo que no le interesa resolverlo porque en ese punto ciego de su modelo teórico él esconde la llave para con la que se abre la puerta de su sofisma.

No hay caso, estamos inmersos en un mundo memetico ;)

Balovega dijo...

Buenas noches

Que tengas a partir de ahora, los mejores momentos, las mejores fiestas, todo lo mejor te deseo junto a los tuyos...

Un abrazo

Anónimo dijo...

En esta NocheBuena, mis mejores deseos para usted, que disfrute de sus afectos, de sentir que es una noche especial, mágica, única, en la que brilla, más que en ninguna otra, el amor, la paz y que disfrute plenamente de ella, preparándose a recibir el nuevo año de la mejor manera. Brindaré porque sus sueños se concreten. Chin-chin, sea con Vermú, absenta, vino, elija ud. que dese acá mi copa se elevará por usted. Felicidades!!!

Flenning dijo...

Balo Vega: Gracias, me alegra verla por esta galaxia. Ojalla encuentre lo que busca. Felicidades.

Flenning dijo...

Anónimo: Nunca estáde más otra copida. Por suerte hoy no manejo ;) Muchas felicidades.

Anónimo dijo...

;)